Jarama Classic 2016, soñando despiertos.

_MG_4574

Maserati Birdcage con su motor expuesto en su chasis multitubular

Dicen que las carreras de clásicos son una lotería. Son una lotería para el piloto, que tiene muchas probabilidades de no acabar la carrera. Son una lotería para el mecánico, porque en un fin de semana es posible que tenga que desmontar y volver a montar el coche entero. Y son una lotería para el espectador.

La naturaleza de estas carreras, que suelen ser más a la resistencia que al sprint, con cambios de piloto y variaciones de ritmo hacen que los espectadores a veces pierdan el hilo. La diversidad de coches en parrilla y la facilidad de que haya pilotos con vuelta perdida tampoco ayuda mucho al seguimiento de la carrera. Por eso es posible que tengas carreras de clásicos muy buenas y muy malas.

_MG_3977

TOJ SC304, ganador en la categoría Classic Endurance Racing 2.

Las que hoy os contamos son las mejores carreras de clásicos de la historia del Jarama. Un fin de semana único en el que se juntaban la flor y la nata de los turismos y barchettas carrozadas desde los 60 a los 90. Coches de los mejores campeonatos de turismos y deportivos de talla mundial, como el campeonato ProCar de BMW, el Grupo 5 o el Grupo C de Le Mans. El Jarama se vistió con un traje multicolor de valor incalculable mientras las categorías de Classic Endurance Racing, Heritage Touring Cup, Iberian Historic Endurance o Sixties Endurance poblaban la pista en carreras emocionantísimas con peleas por las primeras posiciones donde para ganar sólo valía llegar al límite de estas máquinas que aunque en algún momento se consideraron obsoletas ahora nos demuestran que aún les quedan un montón de kilómetros por delante.

_MG_4023.jpg

El BMW M1 Procar fue una maravilla para la vista, el oído y el olfato.

El Grupo C pulverizó todos los registros de velocidad en carrera que teníamos en la memoria. Estos monstruos eran increíblemente rápidos. Motores Jaguar V6 Turbo, V8 Cosworth, V10 y Bóxer Turbo son sólo algunas de las opciones que teníamos para escoger como nuestros favoritos. “El nuestro es uno de los Grupo C más comunes” nos comentaba un mecánico mientras modificaba la caja de cambios de un Argo JM19 C. Una rápida búsqueda nos revela que sólo 21 chasis fueron producidos y no todos están documentados, lo cual os puede servir para comprender la rareza de estos coches y lo especial que es verlos correr a fuego, casi batiendo la mágica barrera del 1:30 besándola con dos coches: el único Gebhardt C91 que existe y un Porsche 962 de cola corta, que hizo un tiempo de  1.30.431 y le colocó en primera plaza de parrilla.

_MG_4136

El Porsche 962 (#14) seguido del Gebhartdt C91 (#25) a punto de comenzar la primera manga del Group C Racing.

Sobrecogidos por la variedad de instrumentos que bramían en pista interpretando la improvisación de la sinfonía del diablo, se nos metió en la cabeza el sonido del Peugeot. Subiendo de vueltas como un fórmula 1, fluía por la pista lanzándose al vértice de una curva tras otra. No fue el más rápido, pero fue el  que más sobrecogió a todo el público, y a nosotros también. No nos importó que no fueran las carreras más emocionantes, con sólo ver los modelos que rodaban en pista  vivimos en nuestras carnes ser parte de un espectáculo de historia moderna del automóvil, una oda a la ingeniería puntera.

_MG_4292.jpg

Y aún no os hemos contado lo mejor: El Trofeo Nastro Rosso. Allí fui capaz de sentir lo que hacía tiempo que no sentía. Me inundó el cuerpo una vibración especial al ver un rarísimo Maserati T60 Birdcage de 1960, con su chasis formado por más de 200 tubos vistos a través del interior, peleando de tú a ti contra un Ferrari 250 LM y su motor de 3 litros V12 produciendo el característico sonido melodioso de los mejores bólidos que jamás han salido de Maranello.

_MG_4646.jpg

Viendo esta foto se nos vuelve a acelerar el pulso.

Mientras el Maserati lideraba la carrera, recortaba distancias el 250 LM, en una caza bélica emocionantísima donde rodeaba el circuito ese aura que se crea en los momentos más especiales de su historia, hasta cambiarse de posiciones en multitud de ocasiones durante la carrera, con la gente en la grada con la boca abierta y el corazón latiendo al ritmo de las explosiones de aquellos pistones forjados en los 60. Les acompañaban en su particular orquesta otros cuatro Ferrari más con el mismo motor: el único 250 GT Breadvan fabricado en el mundo, que sin duda fue la gran estrella del fin de semana, y otros tres 250 Berlinettas, que peleaban en duelo fratricida por la tercera plaza.

_MG_4672.jpg

Dos Ferrari 250 SWB peleando por la tercera plaza.

Yo no podía hacer otra cosa salvo gritar y comentar la carrera con todos los amigos que nos acompañaron, viviendo la emoción como jamás lo habíamos hecho. Tanto sábado como domingo los pilotos nos regalaron grandes recitales de la mejor conducción a los mandos de máquinas que nunca antes habíamos visto ni siquiera en un museo. Verlas en tu circuito de casa, exprimiendo hasta el corte sus legendarios motores, que ya les hicieron triunfar en sus tiempos de juventud, viven la mejor jubilación que realmente les corona como verdaderos héroes. Son héroes también los pilotos, propietarios y mecánicos que arriesgan sus coches, vidas y dinero en el sueño de los aficionados del motor de todas las edades que llenaron las gradas del circuito.

_MG_4655.jpg

Una unidad única, Ferrari 250 SWB “Breadvan”.

Esta es una celebración de la historia del Jarama. Es una fiesta de bienvenida a los años que nosotros, los nuevos habituales, tenemos por escribir. Es el momento en que las nuevas generaciones de entusiastas descubramos de dónde venimos, la ingeniería, el arte, la habilidad de aquellos artesanos que sometieron a mano el aluminio y el hierro de las carrocerías que vivieron una época dorada de la competición.

_MG_4524 Firma Abajo.jpg

BMW 635CSI Grupo A, subiendo la mítica rampa Pegaso.

Nosotros sólo esperamos seguir a pie de pista, como ahora, como siempre, porque fue en este circuito donde esta página comenzó a tomar forma, y la emoción de sus carreras nos impulsan a seguir. Desde el primer Trofeo Race hasta el próximo Espíritu del Jarama, esto es de donde venimos, y es adónde vamos.

Por las emociones que nos ha brindado el Jarama en mis 20 años de vida, y por las que dará a los aficionados durante no otros veinte años, sino veinte veces veinte. Si las carreras de clásicos son una lotería nosotros no vamos a dejar de jugarla.

Alberto González, para Racing Shot Works

_MG_4289.jpg

Grupo C, unas carreras que nos llevaron unos cuántos años atrás en el tiempo….

_MG_4107.jpg

Porsche 911 RSR (934 Turbo).

 

_MG_4522.jpg

Muchos equipos trabajaron duro el viernes para conseguir un buen setup, a la vista está lo bien que se apoya este Alfa.

_MG_4600.jpg

BMW 3.0CSL, 2º en la Heritage Touring Cup.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s