Hyundai Genesis Coupe o comprender al incomprendido

Durante todos estos años he escrito pruebas de un montón de coches, atmosféricos y turbos, coupés deportivos y compactos, tracción delantera y trasera. Todos ellos tenían algo en común: Eran leyenda. Siempre en un pedestal la comunidad de entusiastas los alaba cada día, sus precios suben de forma desorbitada, en todas las quedadas siempre hay alguien que quiere uno o que tiene uno, y sabes que tras escribir el artículo vas a recibir un montón de feedback de los clubes de propietarios y de otros quemados.

_MG_6219.jpg

Ahora imagina que del coche que pruebas sólo se pusieron a la venta en España 120 unidades limitadas y numeradas, y no llegaron a venderse todas. Tienes en las manos las llaves de ese patito feo que todavía nadie ha calificado como cisne, y es tu responsabilidad que la comunidad lo redescubra. Bueno, yo lo primero que hago es subirlo a Rascafría y pasar con él un día entero, para poder descubrir lo que hay debajo de esta carrocería bien proporcionada y de diseño moderno, y quizá así os pueda relatar las emociones que provoca, y os haga cambiar vuestra opinión, o por lo menos, podáis considerarlo como un buen coche de quemado en un futuro.

_MG_6141.jpg

Nos encontramos ante un flamante Hyundai Genesis Coupe 3.8 V6 Spain Limited Edition, la unidad 36 de 120 que llegaron a nuestro país, y que ha sido siempre cuidada por amantes de la marca coreana, pues siempre estuvo a disposición de un alto cargo de Hyundai España. Cuando por fin su primer dueño se decidió a venderlo, cayó en manos del propietario del concesionario GP Koreavi, que es quien nos lo ha cedido, y a quien estamos muy agradecidos por el fabuloso trato que nos dio a todos los integrantes de la página.

Abro la puerta y me siento en el sillón de cuero del lado del acompañante. Inmediatamente encuentro cosas que no me gustan. ¿Es esta calidad digna del coupé de representación de una firma tan grande como Hyundai? No le falta ni le sobra equipamiento, pero los materiales no son tan buenos como los de un i10 de la gama actual, eso me desilusionó, y me hizo pensar que si la calidad de la planta motriz y la del interior son parecidas, esta prueba terminaría con un veredicto de incontestable fracaso por parte de Hyundai. Pero al fin y al cabo no se puede juzgar un coche pasional sólo por su interior, así que giramos la llave y ponemos rumbo a una de nuestras localizaciones favoritas.

_MG_6198.jpg

De camino a la sierra el Genesis se muestra perfectamente cómodo y utilizable. Tan civilizado como cualquier otro coche, se mueve con facilidad entre el tráfico. Es cuando llegamos a las zonas reviradas cuando comenzamos a seleccionar las relaciones más cerradas de su caja de cambios manual, con un tacto correcto, y pisamos con decisión el acelerador.

Por debajo de las 3000 vueltas el V6 está completamente muerto, pero es al pasar la franja de las 4000 cuando, totalmente inmerso en el concierto de su escape, sientes los 300 caballos que te empujan hacia la siguiente curva. Parece mentira que un Hyundai de serie sea capaz de emitir tan deliciosa melodía, pero lo cierto es que es una de las escalas más bonitas que un coche me ha dado jamás. El V6 atmosférico suena ronco y equilibrado mientras devoramos una curva, y la siguiente y la siguiente, hasta llegar al mirador donde nuestros fotógrafos tienen carta blanca para jugar.

_MG_6184.jpg

Me toca el turno y me siento al volante. Juego con las marchas, fluyo por las curvas, lo disfruto. Puedo sentir que es un coche muy noble, y cuando sobrepasas el límite los controles te devuelven a la trayectoria. Son necesarias manos entrenadas para controlar el coche sin el ESP activado y no acabar en una nube de humo apuntando hacia donde venías. Los frenos, sin embargo, son contundentes y con buen tacto, y mientras reverberan por la montaña los bramidos del escape en las reducciones, poco a poco voy entendiendo este coche.

El Hyundai Genesis Coupe es un coche especialmente diseñado con el mercado americano en mente, es por eso por lo que carece del refinamiento de otros deportivos europeos o japoneses. Tampoco se siente cómodo yendo al límite. El Genesis Coupe sirve para dar esos paseos a una velocidad ligera pero lejos de la ferocidad de un hot hatch RS. Sirve para disfrutar de la conducción, pero su peso y su configuración no lo hacen tan preciso y rápido como por ejemplo, un M3 E36 286.

_MG_6196.jpg

Es por eso por lo que pensamos que está diseñado para un nicho de mercado que no existe, y en cuyos alrededores los Toyota GT86, los Nissan 370z y los BMW M3 de segunda mano acaparan todo el espacio, dejando al Hyundai sin posibilidad para lucirse. Eso no significa que sea un mal coche, de hecho nos ha encantado, pero entendemos que su existencia haya sido tan difícil, y sólo el tiempo y su rareza le podrán devolver algún día la fama y el lugar que se merece.

Existe, de todas formas, una nueva generación de Genesis Coupe donde todos estos problemas están solventados, sin embargo, llegó demasiado tarde y la crisis y la situación del mercado han impedido que se comercialice en España. Sólo nos quedan esas 120 unidades, esos 120 patitos feos.

_MG_6218.jpg

Sólo aquellos que hayan disfrutado de uno podrán realmente sentir el cisne que lleva dentro.

Alberto González, en la colaboración entre Gas Culture y Racing Shot Works.

Damos de nuevo las gracias a GP Koreavi, ya que sin su tiempo dedicado, su ayuda y sus facilidades, esta prueba no podría haberse realizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s