BMW M3 E36, ¿Una compra acertada?

Una comarcal desierta, una mañana de domingo; apurar tercera hasta las 8 mil vueltas, soltar el acelerador y notar como el freno motor agarra tu máquina al asfalto como si se tratara de un chicle. Darte cuenta de que te has quedado dormido, ponerte el traje y recorrer los 200 kilómetros que separan una reunión importante de la puerta de tu casa en algo menos de una hora y sin notar fatiga alguna (en Alemania, por supuesto). Llegar a esa rotonda que hay cerca del trabajo un día de lluvia, tocar el acelerador un poco más de lo debido y notar como el eje trasero intenta adelantar al primero.

Imponente frontal, con las modificaciones que le ha hecho Rober. ¿Verdad?

Imponente frontal, con las modificaciones que le ha hecho Rober. ¿Verdad?

No muchos coches pueden presumir de darte esas sensaciones a día de hoy, menos aún hace 22 años. Y es que ese diseño casi atemporal, que sigue rompiendo cuellos y maltratando brazos y riñones de quemados salió de los lápices de Claus Luthe y su equipo a finales de los 80. Aunque para ser justos, las líneas del BMW M3 E36 no vieron la luz hasta 1993. En su momento, a pesar de no ser precisamente un vehículo barato y de coincidir con una época de contracción económica en gran parte del globo, consiguió ser un verdadero éxito de ventas con más de 71 mil unidades vendidas (71.242 para ser exactos) aunque de que un gran número de ellas fueran a parar al mercado norteamericano, donde las restrictivas normativas anticontaminación hicieron que su potencia disminuyera considerablemente en comparación a las especificaciones de su coetáneo en el mercado europeo (sinsentidos del imperio de los V8 y las 10 millas por galón).

Estas fantásticas cifras, que cuadriplicaron a las conseguidas por su hermano mayor, el M3 E30, y la época de madurez en que se encuentra, hacen de la tercera generación del Serie 3 con el sello de Motorsport el menos valorado de la saga (por el momento). En el año 95 la marca bávara se propuso mejorar algo ya de por sí muy bueno y dio una vuelta de tuerca al modelo inicial, que contaba con el “mitiquísimo” 6 cilindros con admisión variable Vanos que afectaba al árbol de levas de admisión y desarrollaba 286 caballos; introduciendo el sistema de distribución también en el árbol de levas de escape y aumentando la carrera de los pistones, llegando así a los 3.2 litros desde los 3.0 del bloque de partida y consiguiendo la nada despreciable cifra de 321 caballos, que lo posicionaban como un serio rival de vehículos de la misma época que lo duplicaban en precio y mantenimiento.

Más que rejuvenecido, con las Compomotive, y alerón de M3 GT.

Más que rejuvenecido, con las Compomotive, y alerón de M3 GT.

Con todo lo dicho hasta ahora y echando un vistazo al mercado de segunda mano, la pregunta que se hace cualquier aficionado al motor es la siguiente: ¿estamos de enhorabuena? Algo así tuvo que rondar por la cabeza de Roberto, su actual dueño. Hace 5 años decidió adquirir este M3 EVO (así se hace llamar a la versión mejorada que se vendió a partir del 95) con la ridícula cifra de 170 mil kilómetros, que para un motor con la solera de este… se nos antoja estar aún de rodaje. Y es que aprovechando la oportunidad que tuvimos de pasar un día con este vehículo, no quisimos dejar de lado un debate bastante habitual en los foros del motor y círculos de quemadillos de los que solemos ser parte y testigos. Muchos son (o somos) los que aconsejamos la compra de un E36 en cualquiera de sus versiones cuando alguno de nuestros amigos o compañeros se plantea la compra de un coche de disfrute, ya sea para un uso de deportivo o cercano al circuito como para aquellos que simplemente buscan un coche que nos saque los domingos de la cama y nos lleve los lunes al trabajo con una sonrisa.

_MG_1102

Teniendo la suerte de deleitarnos con el buque insignia de esta serie, la polémica está servida: ¿es este el coche ideal? Doy por hecho que si estás leyendo esto es porque te gustan los coches, el motor, el olor a gasolina… así que sí, por si a alguien se le pasa por la cabeza, sé que un monovolumen es más barato, cómodo y práctico que un M3 E36. El problema es que esta es una de esas decisiones que no se toman con la cabeza, sino con la patata que se mantiene al ralentí bajo nuestro pecho. Sin embargo, ningún amante de los lubricantes (y no me seáis mal pensados) quiere que su máquina acabe sobre cuatro gatos en la nave del abuelo por falta de recambios después de la última avería o hecho un cubo en el desguace más cercano, y no me vengáis con el “because race car” porque un coche está para conducirlo. Y es que al fin y al cabo, estamos hablando de un coche que se proyectó hace 25 años y que está pensado para disfrutar de él, pues a pesar de que para ser un atmosférico tiene muy buenos bajos, lo que de verdad nos gusta es llevarlo a la línea roja.

Tener 321 caballos puede asustar, podemos pensar que se pasará más tiempo en el taller que en la carretera y que cada vez que queramos sacarlo tendremos que dejarnos un riñón en facturas y medio pulmón en gasolina. El consumo como no puede ser de otra manera, es acorde al de un vehículo de estas características. A nivel de mantenimiento sabemos que las piezas y mejoras serán más caras que las de sus hermanos descafeinados de gama, sin embargo la alta producción que consiguió hace que sea bastante fácil encontrar despieces de unidades que pasaron a mejor vida y hacerlo a un precio completamente asumible, aunque algunas piezas estén más cotizadas que otras. Desde Racing Shot Works os recomendamos por encima de todo que intentéis buscar una buena unidad, no es fácil puesto que hay algunos que han sido muy maltratados (aún recuerdos los acelerones en vacío que cierto fulano le daba a su M3 todas las mañanas cerca de donde vivía) y aquellos que se han cuidado, hay que pagarlos. Sin embargo, con paciencia y un poco de habilidad en la negociación podremos conseguir una buena relación calidad-precio.

Con el M3 en un puerto de montaña, la diversión empieza a rebosarte por todos los costados.

Con el M3 en un puerto de montaña, la diversión empieza a rebosarte por todos los costados.

Una vez tengamos en nuestro poder al ansiado compañero de viaje, sólo habrá que tener un poco de tacto con él, no perderle el respeto e intentar que nuestros calentones y atenciones no acaben poniendo celosa a nuestra pareja. Roberto no nos hizo caso y a día de hoy tiene una de las unidades más impolutas y cuidadas que hayamos visto, a nivel estético tiene unos cambios que personalmente nos parecen muy acertados; las Compomotive mo5, el spoiler delantero de su variante del DTM y el alerón trasero del GT le quitan años de encima sin quitarle sinceridad al conjunto, y es que sus faros amarillos nos recuerdan que estamos ante un “gran reserva” y que este señor hace ya tiempo que pasó la pubertad, aunque siga pidiendo guerra. A nivel mecánico, nos podemos olvidar de los mil sensores, de los fallos electrónicos, del GPS y demás inventos que desvíen nuestra atención de la carretera. La dinámica de este “rojito” ha sido revisada con una suspensión Bilstein B6 y muelles H&R, pastillas Ferodo 2500, latiguillos metálicos (que acusarán menos la fatiga en circuito y tramos), filtro de alto flujo y escape Supersprint Race.

Como dijo el sabio: “less is more”, y es que quién necesita un navegador y control de velocidad cuando tiene por delante kilómetros de asfalto y el característico sonido metálico de un 6 cilindros de BMW. Que no te asuste meterle mano, es un coche que se deja hacer, con el que puedes aprender de mecánica sin cagarla en exceso, con el que puedes aprender de conducción sin que las ayudas electrónicas te jueguen una mala pasada (es potente, rápido, nervioso, pero una vez lo conozcas sabrás cómo va a actuar) y con el que puedes aprender lo que es la vida contemplativa cuando lo dejes aparcado y no puedas evitar girarte para observarlo por última vez. Y lo mejor de todo… ¿Quién sabe si cuando quieras deshacerte de él el día de mañana (cosa que ponemos muy en duda) se habrá revalorizado como ha pasado con su predecesor el M3 E30?

_MG_1079

El M3 E36 es tu coche tanto si tu objetivo es llegar rápido al trabajo, disfrutar de la conducción por una carretera de montaña, coger de lado curvas reviradas o plantas cara a trackday cars en el trazado viejo de Nürburgring. Es tan polivalente como divertido, es una maravillosa contradicción como el agridulce sabor que nos queda tras este reportaje, y es que al verlo desaparecer entre los árboles del paisaje que elegimos para retratarlo, la pregunta que nos hacemos no es si es o no un coche que tendríamos en nuestro garaje, la pregunta es si algún otro coche nos volverá a ofrecer tanto por tan poco. Hace no mucho pude hablar con alguien que compró uno nuevo al poco de salir al mercado, allá por el año 96; me contaba que llevaba diez años detrás de un Porsche 911, que le habían salido oportunidades muy tentadoras y que llegó a comprar uno para poco después echarse para atrás:

– ¿Por qué no se lo quedó al final? – le pregunté.
– Sólo tenía una plaza de garaje, y no fui capaz de deshacerme del M3.

Y es que, así es, a Rober también se le hace impensable deshacerse de su "rojito".

Anuncios

2 comentarios en “BMW M3 E36, ¿Una compra acertada?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s